Llegamos a nuestro colegio después de un merecido descanso, llenos del Espíritu Santo y cargados de todos sus dones, El don de la Sabiduría, para que tengamos las palabras acertadas cuando nos dirijamos a los demás, viendo en cada uno de ellos a nuestro Padre Dios, El Don del entendimiento, para descubrir las verdades teniendo siempre a Dios presente en cada uno de los conocimientos que adquirimos, El Don del Consejo, que nos ayuda a determinar que camino seguir y así mismo poder orientar y aconsejar, el Don de la ciencia, el poder conocer a Dios a través de los conocimientos que adquirimos diariamente, el Don de la Piedad, que nos lleva a actuar como Jesús lo hace, el Don de la Fortaleza, para que seamos valiente frente a las dificultades que día a día se nos presenta sin alejarnos de las enseñanzas de nuestro Padre Dios, y el Don del Temor de dios, para que siempre tengamos respeto frente a Dios y en la sumisión a su voluntad, apartándonos de todo lo que le pueda desagradar.

Este inicio a nuestro segundo semestre del año lectivo 2019, estará lleno de expectativas y retos por alcanzar de la mejor manera los objetivos propuestos, dando en cada momento lo mejor de sí, teniendo siempre presente esos Dones del Espíritu Santo y buscando siempre el bien común.  Estoy seguro de que cada uno de nosotros llegará a feliz al terminar el año escolar.

El compromiso es dar todo de si, es luchar cada día por ser mejores cristianos y buenos ciudadanos, aportando desde nuestro quehacer lo mejor para poder tener el país que soñamos, un país donde todos seamos felices y podamos vivir en paz.